Tener relaciones sexuales es una de las cosas más maravillosas del mundo.

Muchos estudios han demostrado los beneficios para la salud de hacer el amor, una actividad que nos protege de enfermedades cardiovasculares, osteoporosis o demencia. Además, es un analgésico natural, protege a las neuronas, ayuda con la depresión y el estrés (gracias a la liberación de endorfinas), dormimos mejor, evita los problemas de incontinencia, protege del cáncer de próstata y, en general, nos hace más felices.

Lo cierto es que lo correcto tras haber tenido sexo es hacer una parada obligatoria en el baño.

Es posible que no hayas utilizado métodos anticonceptivos, usado gel y lubricante y debas limpiarte porque queden restos de fluidos. ¿Es correcto hacerlo inmediatamente después? ¿Hay algún paso que te estás saltando o te estás lavando de más?

¿Qué debemos hacer?

Tanto antes como después de practicarlo es conveniente el aseo de los genitales y, por supuesto, la higiene en general de manos y boca», asegura Guardian’. La regla más importante para cualquier mujer sexualmente activa es vaciar su vejiga en los 15 minutos posteriores al acto sexual. Ya sea del mismo sexo, con un juguete o relaciones sexuales heterosexuales, si no lo hace es más probable que tenga una infección del tracto urinario, muy incómoda y causante de otros problemas más graves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *